yendo los saurios

viernes, 13 de julio de 2007

dos sueños

1- Estocolmo
Mientras se lo llevaba maniatado la policia me miró con tristeza, con los ojos desesperados, de niño asustado. No pude más que conmoverme, le di un beso, le dije: "tranquilo, quizás en la carcel puedas leer tranquilo, estudiar, quizás puedas estudiar y ser alguien". Materializarte alguien, purgar el pasado. En mi sueño me enamoraba del captor, de la persona que me intersectó a pocas cuadras de la casa de mis viejos, y a punta de un arma terrible, a punta de un pánico terrible que me dejó encerrada por horas por dias por años en un cuarto cerrado de paredes asfixiantes de paredes desesperadas. Y yo lo amaba y no podía entender ese amor, torturado, sin paz, muerto. Anoche, anoche soñé esto, una noche de sueño interrumpido, de frío de julio, de muchas vueltas en la cama. Ya van varias noches que sueño con Estocolmo, desde el infernal enero al gélido julio, dolor de sueños muertos.

2- El beso
¿Te puedo dar un beso? le pregunté en el patio de baldosas rojas, frente al ventanal, en la casa de mis viejos. Todo lo que quería en ese mundo imaginario era besar al chico de mirada tan transparente, tan azul que enceguecía, tan diáfana mirada de cielo de 13 o 14 años. Y le daba un beso, un beso lleno de vida, lleno de gusto a caramalo, saliva urgente, viva, dulce, tan inocente, tan niños de 13 o 14 años. Sentí en ese beso el gusto de la vida, o mejor, si uno pudiera pasar la punta de la lengua por la vida tendría el gusto de ese beso, ahí en el patio, entre las perras y las macetas tumbadas, entre el apuro de las cañas de pescar y las bicicletas hacia el arroyo Saladillo.
Y entonces le decía "yo ya te besé alguna vez, nos conocemos?" y él me miraba extrañado, sin poder comprender mi confusión, claro que nos conocíamos... "Sí, yo ya te ví antes, en otro sueño... cómo era que se llamaba tu mamá? y qué es la de vida de ella, tanto tiempo? y vos, qué hiciste? tenés un hijo? de verdad..?" De pronto los años pasaron de golpe en el patio de baldosas rojas, tan rápidos tan arrasadores, la mirada azul ya se habia muerto, un día de ¿agosto?, sí, el 7 de agosto San Cayetano, cuando él y yo teníamos 15 o 16 años y la muerte nos tocó y nos mató un poco. Y yo lo recuerdo porque estaba ahí, fui testigo presencial de la Locura, la Locura así con mayúsculas, la terrible locura de encontrar a la niña (tan parecida a mi hermana!) flotando en el río, tras los silos en el puerto. Cómo no acordarme, ¡claro que me acuerdo! de la violencia de la muerte sacudiendo, de los golpes a la mesa, las patadas, las piñas. Del doblón de mano que terminó en un empujón al suelo, del comienzo de las muertes, tantas muertes, tantas culpas. La muerte que se lleva en los ojos, esa que mató sus ojos ahí en ese patio, cuando volví a mirarlo ya no era el mismo. Ya no éramos los mismos.



Dos sueños. Como en un exorcismo, libero mis muertos, libero mis sueños. Necesito dejarlos en paz, de una vez por todas, enterrados el cementerio. Y volver a casa tranquila, con las manos en los bolsillos, con las alas a flor de labios.

Etiquetas: , , , , ,

5 Comentarios:

  • A la/s 7/13/2007 11:57 a. m., Blogger Calíope dijo...

    Doña Sauria! como anda esa cabecita! yo que pensaba que mis sueños eran demasiado "locos"... le admiro la capacidad para sacarlos tan claritos, yo me olvido de la mitad al despertarme.
    Como anda todo? exorcizando? hace bien, todo afuera, todo afuera...

    besos

     
  • A la/s 7/13/2007 12:02 p. m., Blogger Sauria dijo...

    Así es, amiga, exorcizando las cosas rebuscaditas que me pasan en la vida, vió...

    que soñé eso es pura verdad, y creo que los escribo tal cual los sueño. A veces sueño hasta las conclusiones de mis sueños, jeje, mi cabezota loca da para todo!

    besos, amiga! un gusto tenerla por aca!

     
  • A la/s 7/13/2007 4:14 p. m., Blogger Inspeculum dijo...

    Bienvenida al club de los que escriben para exhorcizar los sueños.
    Aunque, permítaseme, los sueños (al igual que la felicidad, por ejemplo) están sobreestimados.
    Aunque algunos de ellos tienen el aura de lo real, y esos son los que producen estremecimientos. Y cuando están bellamente escritos, como acá, da gusto internarse en los laberintos ajenos.
    Salute
    A.

     
  • A la/s 7/13/2007 5:18 p. m., Blogger Sauria dijo...

    Inspeculum, tanto los sueños como la felicidad no son más que químicos combinados en nuestro cuerpo. Algunos somos más adictos que otros, ese es el tema, más allá de la "sobreestimación" social de estos efectos, hay una cuestión orgánica y química de necesidad, posta posta. Hay pastillas para la felicidad, lo que no sé si para los sueños. Los sueños son un campo más inexplorado todavía.
    Vea, si en los últimos dos años he recordado más de 5 o 6 sueños es mucho. En el último tiempo tuve 3, y no pierdo las esperanzas! En otras épocas supe tener sueños vívidos lúcidos que manejaba a mi placer, ahora me cuesta, me cuesta pero salen. Salen, los exorcizo y surgen nuevos. Estrategias químicas, capaz!

    gracias por los halagos, que usted los haga es un honor para mi!

    besos!

     
  • A la/s 7/15/2007 11:52 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

    estocolmo. te leia minuto atras escribiendo sobre como domesticar a un zorro. y recuerdo una caja para corderos. para un cordero.

    beso.

    jp.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal