yendo los saurios

jueves, 15 de marzo de 2007

periodísticas surtidas

(cómo vienen de surtidas las cosas últimamente, eh)

El arte llega al diario.
Ya era hora de que los periodistas de La Capital dejaran de charlatanear a la gente y por fin pusieran algo de asombroso entre sus páginas. Y acontenció el milagro, el domingo pasado y en medio de la era rosárica mosquitera, fue cuando de pronto algun genio artístico decidió plasmar entre los rodillos el mal que nos acosa: el dengue. Pongamos que el dengue, o cualquier otro bicho con pico y pala de los que ronda por acá. Y al mejor estilo vallejiano se incrustró entre las páginas una fiel representación de la realidad, un elemento extraño al discurso, un montaje premeditado, la lengua periodística como entidad material expresiva por sí misma. Se puede, sí que se puede, al fin y al cabo, todo es literatura, gracias a dios.


(como verán el mosquito es pura tinta, nada de restos de bichos por ahi, eh)

El artista se va de la radio.
Lágrimas de desconsuelo vertían hoy en la radio, y en la biblioteca donde escuchamos la radio, con la retirada del señor conductor Carlos Bermejo a mejor vida. Digo, mejor vida, a otro laburo, a otra función adentro de la radio quizás, donde rogará le permitan ponerse las plumas que tando añora de sus épocas de "De 12 a 14" o donde sepa conseguir el maravilloso glamour de la entrega de premios Magazine. Mis compañeras indignadísimas, sostienen a Charly como a su ídolo mentor, las mañanas ya no serán lo mismo sin él, él que desinteresadamente intercedió por el arreglo de las cloacas del FONAVI donde vivía una de las chicas, y cuyo gesto solidario le mereció al señor Charly un kilo de masas in situ, que pin que pan, que Charly se va, se va, se fue...
Lo confieso, en otras épocas ya muy lejanas, antes de ser la Sauria que todos conocen, tuves unas escapaditas al mundo internético bajo el pseudónimo Carla Bermeja (con el anhelo de emular las inteligentes críticas de cine que nos brindaba este señor en su espacio de espectáculos en TV). Sin dudas, un honor demasiado alto para tan irreverente Carla, que no le llega a los talones ni ahí.

El arte de escribir en los barrios.
Saber escribir una nota periodística, una crónica, una noticia, no es un privilegio de intelectuales, justos y verídicos mercaderes de opinión pública al mejor postor. No. La comunicación es un derecho, todos y todas tenemos algo qué decir y cuántos más seamos los que hablamos y transmitimos y publicamos y nos estatuímos con suejtos de un discurso coherente social, más democrática y justa será nuestra sociedad. Esto pensamos en la orga donde trabajo, por eso, este fin de semana estaremos laburando con miembros de organizaciones sociales en un taller de comunicación popular, que nos llena de polenta y energías porque, además de sostener y afirmar nuestras convicciones, fue necesario duplicar el cupo de inscriptos/as por la enorme demanda que tuvimos. Y esto es lo que realmente importa. Qué tanto bla bla bla...

Etiquetas: , , ,

3 Comentarios:

  • A la/s 3/16/2007 10:50 a. m., Blogger gen71 dijo...

    Genial hallazgo!
    Estaremos presenciando el resurgimiento entre líneas del mítico "El Mosquito"?
    Tiembla Sarmiento...
    Besos

     
  • A la/s 3/16/2007 12:47 p. m., Blogger Caliope dijo...

    Mi "campo" es la comunicación, y todo lo que se haga a favor de "ella" es gratificante...

    La felicito...

    Besos

     
  • A la/s 3/18/2007 8:57 p. m., Anonymous Andrés dijo...

    ¿Hoy no hubo verborragia de domingo? no post

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal