yendo los saurios

martes, 20 de febrero de 2007

biblioteca subterránea remonta

(remontando el barrilete de piedra, premisa de estos dias)

Era muy común que avisara a mis compañeras del laburo de la mañana: "chicas, me voy a la superficie a fumar un pucho", mientras me calzaba mi escafandra e iba ascendiendo los niveles de despresurización a riesgo de desvanecerme por variaciones de oxígeno en sangre. Y una vez en la superficie, corriendo la maleza y gatos enfermos (anque algún conejillo de indias también), lograba hacer pie en algun desvencijado banco de plaza y finalmente, encender mi taaaan necesario pucho luego de tan larga osadía.

Sin dudas, trabajar en un sótano es deprimente, y eso que yo soy una bicha de poca luz y poca vida silvestre, pero de ahí a irse al extremo de un sótano, es demasiado. En especial, en esta tambaleante etapa de mi vida que estoy transitando: en un sótano es imposible conseguir un balcón desde el cual poder suicidarse como dios manda.


(recorrido de museo: cabina de mando central de la underbiblioteca en el arcaico sótano)

¡¡Ví la luz!!
No, no me augurien bondades en vano, hace rato que no veo ni rayos ni centellas, ni menos fuegos artificiales. Me refiero a otra luz, para ser exactos, la luz del sol veraniego rosarino. Porque finalmente la underbiblioteca está saliendo a flote luego de una semana de mudanza, y unos días más que nos quedan acomodando libros. Sí, claro, como yo no tenía otra cosa que hacer en la vida, me anoté solidariamente para colaborar en la mudanza bibliotecológica de doscientosmil libros que me cargué sobre el lomo y apilé en suelos, sillas y/u otros montículos preexistentes. Ah, penitente sauria, de acá al látigo de siete puntas hay tan poca distancia...
Pero no, no me quejo, este lugar es, sin dudas, hermoso, luminoso y colorido, y me imagino leyendo "El Atlas de Protozoarios con Ilustraciones a Color" sentada en un banquito en el patio, me imagino llevando algunas plantas, alimentando algún que otro gato vecino, pispeando a los estudiantes buenosmozos, conversando amenamente con mis compañeras que no se pelean entre ellas (ja!)

La nueva biblioteca es algo así:

digo algo asi porque faltan los estantes, los mostradores, las compus, y la luz eléctrica también, ni hablar de internet. Pero no perdemos las esperanzas de que la tecnología vital nos llegue de repente un día de estos...

Y aquí el patiecito tan monono que les conté antes:


Y aquí, ya que estamos, el blog de La Loren, mi compañera de laburo recién casoriada, que promete jubilarse dentro de poco y que por eso se anima a decir las cosas que yo no quisiera decir de acá a algunos años más, mmbuuuaaaa!!!

Etiquetas:

2 Comentarios:

  • A la/s 2/20/2007 9:18 p. m., Blogger Sauria dijo...

    Sí, Andrés, si es, pero no lo digas, quiero que haya algun misterio entre la que escribe y los cientos de fans que me quieren fajar por delirante...
    besos!

     
  • A la/s 2/20/2007 11:36 p. m., Anonymous LaLoren dijo...

    si, es hermosa la biblio, y lamento hacer que te sientas mal con mis comentarios. cuando era chica comia a montones caramelos acidos, de los duros y eso marco mi existencia... Pero no dejan de ser caramelos y dulces. estoy feliz con el lugar y con la nueva adquisicion humana de la biblio ( o sea vos) porque me entiendo perfecto. cuando esta gente descubra que la luz impide que las bibliotecarias se vuelvan ciegas trabajando en invierno con un sol de noche, vamos a estar barbaro. Para mi que les sacaron el contador... como en el Fonavi cuando no pagas. Y ni hablar de ese cable especial, tann especial , ( fibra optica) que traeria nuevamente la comunicacion a nuestra existencia, o sea Internet... no se tendremos que votar a Cristina Kirchner y pedirselo en un mitin politico, o en un culto umbanda vender nuestras almas al innombrable. Que nos depara la vida????? lea el proximo capitulo..... LaLoren

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal