yendo los saurios

lunes, 9 de abril de 2007

Una gata con delirios de estrella
Ella espera que yo abra el agua de la ducha para empezar a saltar de alegría. Sí, es su posibilidad diaria de repetir hasta el cansancio la conocida escena de Psicosis, su película preferida. Me meto en la bañera, cierro la cortina y ya empiezo a ver su contorno acechante. Equilibrista, se para en el borde de la bañera y levanta la pata en alto. Al cabo de unos segundos, está asestando golpes mortales a la víctima, o sea, a mí, que me defiendo como puedo entre los ojos llenos de shampú, la esponja dinosáurica que me regaló mi madre, y el agua que muy caliente que muy fría. Un par de veces la despiadada se ha merecido un chapuzón jabonoso, porque en su afán apuñalador no mide los zarpazos y cae rodando por entre la doble cortina agujereada hecha girones, splaaaaash miaaauuu...!
Se escapa como puede, tambaleante, luego corre mojada por la casa pero no desiste, otra vez vuelve al ataque con más resolución que antes, toma envión: el salto mortal desde la puerta del baño que la eyecta hacia la víctima bañante nuevamente, o sea, hacia mí, pobrecita indefensa, que ya estoy de pésimo humor...

Este finde, como yo no estaba, se quedó mi hermana en el depto, contenta con la amorosa gata durmiendo abrazadas juntas dándose mimos, que qué maravilloso animal. Y sí, parece que es conmigo la bronca, nomás... Qué tiene ella que yo no tenga, eh?





Un gato con botas (bien puestas)
Quiero ir a vivir a Islandia. Dicen que allá te hacen renegar un poco, como es lógico, pero al retorno de una noche de cervezas y amigos, te esperan con un fuerte abrazo en la puerta de una casa en la montaña. Eso dicen...

Etiquetas: , ,

1 Comentarios:

  • A la/s 4/11/2007 2:43 p. m., Blogger gen71 dijo...

    Amiga, lo de Rita es casi tan surrealista como el video de la Björk... estaría genial para hacer un corto.
    Besos

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal