yendo los saurios

lunes, 17 de enero de 2005

yo soy la madre teresa


con perdón de la Madre Teresa


Sí, efectivamente, he llegado a esa conclusión.

Todo comenzó en la primaria, cuando me abanderé como defensora de niños rebelde way, aquellos que llevaban navajas a la escuela, o los que trompeaban a los más chicos, o los que cascoteaban a los autos que pasaban por la calle. Allí estaba ella, entre la directora y los niños conflictivos, "Entienda sra. Directora, Fulanito tiene muchos problemas en la casa, la maestra lo provocó primero..."

Acá en la primaria también me gané mi primer noviecito rebelde way, S********, el cual me lo reencontré algunos años después y comenzamos a salir y todo muy lindo hasta que empezamos a practicar boxeo con sendas caras. Pero yo soy taaaan buena, siempre lo perdoné y lo justifiqué, porque pobre, tenía cada quilombos en la familia... (y allí andaba ella con los estigmas del martirio, brazos y piernas moreteadas, usando remeras largas en verano. Así por 3 años)

En el secundario mis compañeros me eligieron "delegada del curso", una suerte de dirigente gremial que representaba a los compañeros en menor desventaja ante los profesores malditos (Tamerón, Darnaud, Fumero, quienes hayan ido a "La Drago" temblarán al leer estos nombres).

Hace poco encontré en la vieja compu 386 una nota que redacté e hice firmar a todos mis compañeritos, el día que a Juan Manuel Vincenti lo llevaron "arrestado" por burlar al preceptor y zafarse de la media falta. Llamaron a los padres de Juan y las yeguas le batieron cualquier cosa, sin que el acusado pueda defenderse. A partir de la nota que armé, todos los detenidos debieron estar presente en su propio juicio ante los padres. Siempre fui una madre teresa de los pobres y desvalidos.

En mis relaciones amorosas, la cosa no tenía que ser de otra manera, claro está. Me cagaron, me abrocharon, me mintieron, me "adornaron la frente", me dejaron de querer a pesar de todas las virtuosidades que tenía (y las que perdí también). Así pasó mi segundo novio P**** (el padre tereso), piadoso, justo, hombre de mucha fe, la aureola sobre la cabeza no le permitió disfrutar ni de...... Tenía el espíritu lleno de goce, pero nada más.

Y vinieron otros, altos, bajos, gordos, flacos, por momentos medio que perdí la cuenta. Sí la cuenta pero nunca el madreteresismo. Y ahora, una vez más he sido puesta a prueba. No cualquier Marge se banca a Homero Simpson, sólo una Marge que adora a todos los animalitos sobre la tierra por igual, y comprende que el destino de la homeridad puede cambiar si ella se sacrifica en pos de la noble causa. Y acá de nuevos los estigmas que no se ven, las patas sucias por osar caminar descalza en el hábitat homérico, las sábanas pegadas de sustancias desconocidas, las ollas y asaderas pobladas de alimañias que se alimentan de la grasa prehistórica pegada. Y la santa suegra que dice lo rubia y de ojos celeste que toda novia que pretenda a su hijo deba ser, lo fregona y prolija y sumisa y cabizbaja a lo que toda mujer debe aspirar...

Otras actitudes madreteresistas a las cuales he adherido sin chistar:
* En todos los grupos de trabajo en la escuela yo era la que hacia todas las tareas y redacciones y en la caratula ponía el nombre de todos.
* Con los años, en mi trabajo en la Biblioteca mi compañera Cristina mordía también de todos mis proyectos sin aportar nada, hasta que un día me afanó uno. Y jamás la cagué a trompadas (ya veremos...)
* Trabajar en negro por años y jamás hacer un juicio laboral. Que me garquen con la guita y los aportes de ley y jamás denunciar.
* Que me echen de un laburo por no aceptar las propuestas de cena y otros menesteres que mi jefe R*ul Mora*so me hacía con frecuencia y no hacer juicio laboral (y penal que corresponda)
* Que mi vieja me rompa las guindas como si tuviera 12 años y nunca decir nada porque la vieja es la vieja.
* Que me aumenten la cuota de la prepaga fuera de la ley, y no decir nada.
* Que me abrochen con la guita, ni hablar...

En fin, hartos lectores, hoy los he cansado. He empezado la semana bien brava y supongo que la terminaré peor, así es la vida de los saurios que son saurios malvadísimos en la internet pero madreteresas en la vida real.

Se aceptan soluciones, para reclamos me basto y me sobro.

1 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal