yendo los saurios

sábado, 11 de diciembre de 2004

10 días

Ah, mi blog, mi dulce y crocante blog! Tanto te extrañé! Sucede que en estos 10 días de ausencia blogeril he estado bastante atareada en la vida offline. Y cuando digo bastante me refiero a que he hecho más cosas en estos 10 días que en el resto de los 340 días pasados del 2004. Y mientras los primeros mosquitos veraniegos me hincan el diente en las piernas jugosas (tienen con qué alimentarse los tipos, eh) haré un breve raconto de la decenia en cuestión:


Hice un mini-viajecito a la ciudad de Montevideo (Uruguay) y me he encontrado con una cuidad increíblemente hermosa. A tal punto de ser víctima frecuente de numerosos “dejà-vu” que me llevan a concluir que en otra vida he sido montevideana. Fue amor a primera vista, ya nomás entrando a la terminal por la Av. Artigas comencé a sentir ese oleaje de emociones que unos suele pasar en todos los esperados “reencuentros” con gente o lugares del pasado.

Conocí por primera vez en persona a alguien del ámbito blogeril: en Montevideo, a First Tango (otro dinosaurio de gran porte) que se portó de maravillas conmigo! Me mostró la Ciudad Vieja, llena de callecitas empedradas que suben y bajan y edificios coloniales tenuemente iluminados, y tal como lo había prometido me invitó al Bacacay que es como un centro de reunión de delirantes, artistas y solitarios que se juntan a filosofar y tomar vino.

Sauria y First Tango en el Bacacay

En mi regreso a Rosaurio me esperaba trabajo de lo lindo. En nuestra organización fuimos anfitriones de un encuentro latinoamericano de bichos pululantes en cosa e’ mandinga llamadas Políticas de TICs . Lo mejor de todo este delirio místico/filosófico intangible fue la parte de “latinoamericano” ya que he conocido gente muy interesante (y que cuánto más conozca probablemente más admire) de Perú, de Brasil, de México, de Uruguay, de Costa Rica, y gente de un poco más lejos, como Holanda o República Checa. Y en qué idioma hablábamos tantas personas diferentes? Es obvio! En el idioma del asado, empanada y vino.

Ahhh quiero vivir en un Hotel. Sí, esta es otra cosa que he descubierto en estos días, ya me estaba acostumbrando al Hotel Tres Cruces de Montevideo y al fantástico Hotel Riviera de Rosaurio (increíblemente la sauria metió sus patas embarradas sobre las pulcras alfombras del fashion Riviera)

Otras cosas que hice en este TOP TEN:
tuve un handie todo el tiempo (bicho interesante eh, ahora quiero hacerme radioaficionada, para molestar nomás)
comí guayabitas costarricenses en chocolate
hice de guía turística por Rosaurio rica y por Rosaurio pobre
me llevaron de turismo por Montevideo (je, aclaro por si preguntan los jefes, que yo fui a un Curso a Montevideo)
fui a ver la película “El Perro” y ahora me autodenomino “LeChien”
me comuniqué por señas como un mono con los angloparlantes
eeehh qué más… ah, estuve en la Feria de las Colectividades en donde me comí una cosa árabe que todavía le tengo en el esófago y le saqué una foto a una odalisca tetona a pedido de un compañero peruano
liberé Etiopía de la colonización húngaro-francesa
y por si todo esto fuera poco, me picó un gato siamés y ahora tengo una roncha tremenda en la rodilla, animales del demonio cómo andan sueltos.

1 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal